Lengua y moneda
Seleccione a continuación el idioma y la moneda que prefiere.
Mi cesta
No se encontraron productos...
12 Septiembre 2022

Comer con niños

Comer con niños no es fácil. A menudo no vacían los platos, derraman mucho, se quejan de que no les gusta o quieren abandonar la mesa. En este blog compartiremos algunos consejos sobre la mejor manera de tratar con los niños en la mesa.

Consejo 1: Menos apetito, se puede hacer
Asegúrese de que las expectativas que tiene de su hijo son realistas. Los niños pequeños suelen tener dificultades para permanecer sentados durante largos periodos de tiempo. Se distraen fácilmente. Además, se vuelven rápidamente inquietos y quisquillosos si creen que la comida es demasiado larga o aburrida para ellos. Algunas cosas no les gustarán (todavía). Mientras les ofrezcas alimentos variados, no es necesario obligarles a comer nada. Todos los niños tienen días en los que tienen menos hambre.

Consejo 2: Comer a horas fijas
Lo mejor es hacer tres comidas al día, más un tentempié a horas fijas por la mañana y por la tarde. Dale a tu hijo una porción que sepas que puede terminar. Deje que su hijo pida más cuando se lo haya comido todo. Explíquele a su hijo que sólo puede comer en esos momentos y que no puede coger la merienda él mismo. Puede ser útil establecer una hora fija para la duración de la comida. Deje claro a su hijo la duración de las comidas. A menudo, entre 20 y 30 minutos son suficientes. Para ello, puede ser útil utilizar un despertador (de cocina).

Consejo 3: Comunicar las reglas de la mesa
Prepara a tu hijo para la cena de manera que tenga tiempo de terminar lo que está haciendo. En la mesa, diga qué reglas hay. Limítate a 2 o 3 reglas. Cuando le digas a tu hijo las normas, intenta decir lo que está permitido en lugar de lo que no. Por ejemplo: "quédate sentado hasta que puedas levantarte de la mesa", "come con cuchara o tenedor" o "vacía la boca antes de hablar". Puedes elegir que tu hijo acabe aprendiendo a enumerar las reglas por sí mismo. Decide de antemano cómo vas a responder a un comportamiento no deseado. Dígale a su hijo lo que sucederá si no sigue las reglas.

Consejo 4: Premie a su hijo
Si tu hijo sigue bien las normas, puedes premiarle por ello. Dígale a su hijo cuál es la recompensa si respeta las normas mientras come. Por ejemplo: una bebida o comida especial, un juego después de la cena o un cuento extra antes de acostarse.

Consejo 5: En la mesa cuando la cena está lista
Asegúrate de que todo lo que necesitas está listo antes de decirle a tu hijo que puede ir a la mesa. De este modo, podrá evitar esperas innecesarias. Ponga a su hijo en su silla cuando la cena esté lista. Poner fuera de la vista los juguetes u otras cosas que puedan distraer. Apaga la televisión, por ejemplo.

Consejo 6: Preguntar y contar
Elogie a su hijo cuando coma bien y se atenga a las normas. Mientras lo hace, anime a su hijo a no hablar hasta que su boca esté vacía. Intente entablar una conversación, por ejemplo, preguntando por lo que ha vivido su hijo. También puedes optar por contar tú mismo algo sobre tu día. De este modo, no se hace tanto hincapié en si se ha comido mucho o no, sino más bien en la socialización.

Consejo 7: Ignorar los pequeños problemas
Los pequeños problemas, como los lloriqueos, los regaños, la holgazanería o el juego con la comida, es mejor ignorarlos adecuadamente. Come tú en silencio y no mires a tu hijo. Siga así hasta que el comportamiento problemático desaparezca. Por ejemplo, hazle participar de nuevo en la conversación. Prepárate para que el comportamiento empeore primero cuando empieces a ignorar. Si primero ignoras el comportamiento durante un tiempo y luego empiezas a responder de todos modos, tu hijo aprenderá que debe continuar. Por supuesto, también hay comportamientos que son difíciles de ignorar, como levantarse repetidamente de la mesa, retozar con los hermanos o tirar los juguetes. Si esto ocurre, dígale a su hijo que deje de hacerlo inmediatamente y dígale lo que debe hacer.

Consejo 8: Detener el comportamiento no deseado
Separa a tu hijo si no hace lo que le pides o no vuelve a cumplir las normas. Dígale a su hijo lo que no ha ido bien y cuál es la consecuencia de ello. Ponga a su hijo cerca de usted, en una silla. Dígale a su hijo que tiene que estar callado durante 2 minutos antes de que se le permita salir de la zona de descanso. Durante el tiempo de silencio, no preste atención a su hijo. Si su hijo no puede quedarse quieto, proceda al método del tiempo fuera. Esto significa que usted retira a su hijo de la situación en la que surgió el problema. El propósito de esto es permitir que su hijo se calme de nuevo. Lleve a su hijo a un espacio o habitación sin interés y dígale que guarde silencio durante 2 minutos. Elogie a su hijo en cuanto se comporte bien. Es muy posible que tengas que repetir el silencio o el tiempo fuera unas cuantas veces antes de que el comportamiento no deseado cese.

Consejo 9: Piropo después de la comida
La comida terminará después de unos 20 o 30 minutos, o antes si todos han terminado de comer. Retira los platos de la mesa aunque tu hijo no haya terminado de comer. Después de comer, dile a tu hijo lo que te ha parecido bien durante la comida. Elogie a su hijo y dele la recompensa acordada para ese momento. No le des más comida hasta la siguiente comida. O describa brevemente la regla que su hijo ha olvidado y establezca un objetivo para la próxima vez. Por ejemplo: "Mañana volveremos a intentar hacer quedadas en la mesa"

Sé el primero en comentar...
Deje un comentario
17 Octubre 2022
Otoño con los más pequeños
Leer más
12 Septiembre 2022
Comer con niños
Leer más
20 Agosto 2022
Una noche en Disneylandia
Leer más
Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudar a mejorar este sitio web. ¿Esto es correcto? SiNoMás acerca de las cookies »